Gepu

Gimnasia y Esgrima y Pedernera Unidos
cepede sintetico

Historia

20 de abril de 2016

El 28 de junio de 1925 nació el Club Gimnasia y Esgrima. Un grupo de amigos encabezados por Emilio Perazzo, primer presidente de la institución, fueron los impulsores del club que, desde siempre se ubicó en las intersecciones de las calles Rivadavia y Tomás Jofré. El profesor Teniente Raúl Ruffa estaba a cargo de la enseñanza de la esgrima, principal actividad deportiva en los inicios. Integró el representativo argentino que participara del las olimpíadas de Berlín en 1936. En la década del 40’, el antiguo club de básquet Olimpia decide trasladar su equipo a las instalaciones del club Gimnasia, adquiriendo una nueva disciplina que años más tarde lo iba a colocar en lo más alto del básquet argentino. El club Pedernera, situado en las afueras del casco céntrico de la ciudad, entre las calles Riobamba y Centenario, fue desde sus inicios una humilde institución cuyas actividades deportivas datan de los años 50’, teniendo como referencia al fútbol y al ciclismo. Sus eventos y acciones eran mucho más limitados que los de Gimnasia. Contaba con diversas canchas de fútbol y un velódromo el cual nunca pudo terminarse para el desarrollo pleno de la disciplina. Es así que, aprovechando el espacio físico de Pedernera y la amplia cuota societaria del club Gimnasia, ambos clubes se unen con el fin de fortalecerse institucionalmente: Gimnasia pregonando su importante historia y queriéndose posicionar en la provincia y Pedernera, dando un gran salto institucional al unirse con el histórico Gimnasia. Un nuevo club nacía en la ciudad: Gimnasia y Esgrima Pedernera Unidos. A partir de ese momento, los ciudadanos puntanos comenzaron a conocer y a repetir el nombre de la institución con la sigla GEPU. Por aquellos años, GEPU albergó un importante abanico deportivo dentro de sus dos predios: gimnasia, básquet, tenis, pelota paleta, pádel, fútbol, ciclismo y natación. Este nuevo club, que de nuevo, sólo tenía el nombre, pues contenía en sus cimientos dos importantes clubes de la ciudad, cumpliría sueños, pensando en grande. Era el año 1979. Luego vendría el estadio cubierto y la gloria en la Liga Nacional, el trinquete “Constantino Hissa”, la cancha de hockey sintético, como historia reciente. Hoy, a 90 años de aquel inicio, recordamos con un repaso en su historia, uno de los lugares caros a los sentimientos puntanos: la esquina de Rivadavia y Tomás Jofré donde vio la luz “El Lobo de Pedernera”.